Decálogo de actitudes prohibidas en una entrevista de trabajo

decálogo-actitudes-prohibidas-para-entrevista-de-trabajo-profesionales-on

Envías decenas y decenas de currículums sin esperar demasiado, pues cada día nos recuerdan que el nivel de paro en España ya alcanza el 25% y no parece que vaya a detenerse. Pero, como otras veces te hemos insistido, has de mantener la motivación por lograr tus sueños y, de repente, un día ocurre: te llaman para una entrevista de trabajo.

Pero este es solo un paso para llegar a acceder al ansiado empleo; la competencia es cada vez mayor, por lo que los candidatos han de preparar a conciencia este primer encuentro para superarlo de forma satisfactoria.

¿Cómo lograrlo? En Profesionales ON te ofrecemos el decálogo de recomendaciones que, según los expertos en recursos humanos en empresas, son esenciales para salir exitosos de una entrevista laboral, así como las respuestas y actitudes prohibidas durante esta primera prueba.

1. No preparar la entrevista. Es la primera recomendación del SEPE (Servicio Público de Empleo Estatal): preparar a fondo el encuentro, teniendo en cuenta aspectos como: informarse sobre la empresa, las características del puesto y, si es posible, sobre la persona que te entrevistará. Además, debes estudiarte tu currículum para no caer en incoherencias en el momento de entablar la conversación.

2. Ser impuntual. Si el primer día que vas a pisar tu posible futura empresa llegas tarde, seguramente, aquel que te espera para entrevistarte no se llevará una buena imagen de ti. Debes ser consciente de que la falta de puntualidad es una falta muy grave y un motivo más que suficiente para quedar automáticamente eliminado del proceso.

3. Descuidar tu imagen y tu lenguaje. Lo importante es que no te sientas incómodo con la vestimenta que elijas, pero has de tener en cuenta que una entrevista de trabajo requiere una imagen presentable y algo seria por lo que debes cuidar tu aspecto físico. Además, debes evitar el uso de expresiones vulgares o demasiado coloquiales que resten valor a tu persona.

4. Interrumpir. Si durante la entrevista te surgen dudas o necesita alguna aclaración, es importante que espere pacientemente a que se produzca una pausa lógica en la conversación para, entonces, formulárselas al entrevistador. Si interrumpe su discurso (incluso en más de una ocasión) denotará no sólo nerviosismo e impaciencia, sino una falta grave de educación.

5. Preguntar por dinero. Es lógico que quieras saber cuál será tu sueldo, si es que no te lo han mencionado hasta ese momento, pero es importante tratar de evitar esa cuestión, al menos durante este primer encuentro y, más todavía, ser demasiado insistente. El tema del dinero es delicado, y más en los tiempos que corren, únicamente debes encontrar el modo adecuado de sacarlo.

6. Preguntar por vacaciones. Si en este primer encuentro ya preguntas qué días tendrás días libres, crearás una imagen poco seria y de alguien que antes de empezar a trabajar ya está pensando en trabajar. Lógicamente, se trata de una información que se te proporcionará una vez seas contratado para el puesto o cuando el entrevistador lo considere oportuno, así que debes ser paciente.

7. Hablar mal de tu antiguo trabajo. Puede que tu puesto anterior no fuera el que esperabas, pero por muy mal que te haya ido en el pasado (con tu jefe, con tus compañeros, con el sueldo, etc.) no debes nunca expresarlo en una entrevista de trabajo. No se trata de mentir, sino simplemente de evitar criticarlos y destacar aquellos aspectos que sí fueron positivos para ti.

8. Mencionar problemas personales. Tal vez estés pasando por momentos difíciles en tu familia o tengas problemas económicos, pero si estos temas aparecen durante la entrevista, pueden malinterpretarse como una búsqueda de compasión o un motivo para dar pena para conseguir el empleo antes que el resto de candidatos. De hecho, las empresas tratan de evitar personas poco positivas en sus equipos de trabajo.

9. Preguntar en qué consistirá tu labor. Es lógico que te interese saber qué harás en esa empresa, pero cuidado porque al preguntar sobre ello puede que demuestres una excesiva confianza que quede fuera de lugar. Si, además, te interesas por el resto de candidatos, transmitirás una falta de confianza y seguridad en ti mismo y en tus habilidades.

10. No estar preparado para preguntas conflictivas. Son básicas en cualquier entrevista laboral y, por ello, debes tenerlas perfectamente atadas. Normalmente tratan sobre aspectos técnicos como formación académica, experiencia profesional, idiomas… pero también sobre otros temas más personales: por qué te interesa el puesto, qué tienes tú que no tengan el resto de candidatos, tus expectativas de sueldo, etc.

En definitiva, aprende a mantener la calma y muéstrate siempre seguro de ti mismo, con humildad y sinceridad, pero potenciando tus habilidades propias que te hacen ser valioso para el puesto de trabajo por el que optas.

Fuentes 1 2   

About the author:

. Follow him on Twitter / Facebook.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*


cinco × 3 =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>