Delegar en los negocios, ¿cómo hacerlo y porqué es importante?

baton

Primer error en el que suelen caer muchos gerentes: creer que dirigir una empresa implica tener que asumir ellos todas las responsabilidades. Segundo error: transmitir esa creencia al resto del equipo y dejar que eso influya en el modo de trabajar y entender la cultura organizacional de la compañía.

De hecho, podemos considerar que una delegación es efectiva cuando se basa en la capacidad de trabajar en equipo y en la de un administrador para dejar que otras personas se encarguen de unas determinadas tareas.

Si aún así, eres de los que piensa que un buen líder es aquel que asume todas las tareas y no delega en sus trabajadores, desde Profesionales ON te damos cinco buenas razones por las que te conviene repartir las tareas entre tu equipo y evitar así el exceso de trabajo en una sola persona:

1. Incluyes e implicas a más personas en la construcción y crecimiento de la empresa.

2. Aumentas el talento, pues los empleados han de sacar lo mejor de sí mismos.

3. Ganas más en menos tiempo, pues la productividad de una empresa no depende de cuánto tiempo se invierta, sino de la eficiencia de los empleados.

4. Aumentas el compromiso de los empleados, ya que si el desempeño ha traído beneficios positivos y son reconocidas por los jefes, estos tendrá mayor sentimiento de compromiso.

5. Disminuyes tu estrés, pues aprenderás a liberar tu agenda y dedicar más tiempo a desconectar.

Ahora sí, seguro que ya te hemos convencido de porqué es importante delegar en tu equipo, pero ¿sabes cómo hacerlo de la manera adecuada, gestionando bien los recursos -tanto humanos como materiales- y no perdiendo la capacidad de liderazgo que un día te llevó a dirigir tu compañía?

No siempre es fácil, pues son muchos los factores que influyen y, por ello, los profesionales en gerencia empresarial recomiendan seguir unos pasos para que la delegación sea un éxito. ¿Tomas nota?

1. Selecciona a la persona adecuada para el trabajo, pues esa será la que logre los mejores resultados y además, aprenderá de esta experiencia.

2. Dale información suficiente. Presenta una perspectiva global de lo que pretendes, para que la persona a quien vas a delegar el trabajo pueda visualizar cómo el trabajo encaja dentro de la operación.

3. Delega el trabajo completo a una persona y dale toda la responsabilidad. Esto elevará el interés del individuo en el proyecto y le dará un sentido más profundo de logro y satisfacción cuando la tarea se haya completado.

4. Enfócate en los resultados, no en el proceso. No confundas delegar responsabilidades con quitarse trabajo de encima y dárselo a otros.

5. Delega a través del dialogo. No hables tú todo el tiempo. Delega en un ambiente que te permita hacer una explicación completa del proyecto.

6. Establece tiempos límite basados en la responsabilidad. No dejes las fechas en las que debe ser completado el trabajo inciertas o sin límite.

7. Establece fechas para revisión. Pídele al responsable que reporte el progreso de la tarea en las fechas que ambos negociaron.

8. Ofrece retroalimentación positiva y constructiva. No te enfoques en lo que está mal, sino más bien en lo que se puede hacer para lograrlo mejor.

9. Provee los recursos necesarios. Aclara si el trabajo involucra a más personas o recursos que se necesiten.

10. Ofrece guía y consejo sin interferir. Señala los obstáculos con que se pueden encontrar.

Fuentes 1 2 3

About the author:

. Follow him on Twitter / Facebook.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*


9 − uno =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>