El reto de ser jefes: servir a los trabajadores

el-reto-de-ser-jefes-servir-a-los-trabajadores_.

¿Qué es ser jefe? ¿Es lo mismo ser un buen jefe que ejercer de líder? En nuestro artículo de hoy, publicado por Víctor Roa, experto en Gerencia Empresarial y docente del Instituto Venezolano de Gerencia (IVG) en Venezuela. nos relata las distintas funcionales gerenciales que deben desempeñar los jefes, en cualquier jerarquía y de cualquier institución.

Los jefes están para lo que la organización está, y la organización está para alcanzar el fin último para el que fueron creadas.  Esa afirmación tajante no siempre es cierta, y particularmente menos cierta cuando los objetivos del jefe están por encima de los de la organización.

Además, para que las personas puedan funcionar adecuadamente en los espacios laborales es importante que entendamos al ser humano desde perspectivas muy amplias. Intentaremos pasearnos por aquellos múltiples factores que los líderes deben manejar de manera efectiva para impulsar en las personas de manera armónica.

Seis factores que afianzan a la gente en el trabajo:

Liderazgo:

Son muchas las opciones que los líderes usan para conducir a la gente. Lo más importante es siempre conocer a quién se tiene en el equipo. La gente más madura en términos de la responsabilidad y con mejores logros se les dirige de manera distinta a aquellos que con muchas menos capacidades o experiencia hacen el trabajo.

La otra palabra clave para entender el liderazgo se refiere a la accesibilidad de los jefes, que no tiene que ver con tener la puerta abierta, lo que se requiere es una mente abierta. Escuchar y atender iniciativas que apunten al crecimiento de la organización, de las opciones que un par de ojos no pueden ver porque  las soluciones están justo en su espalda.

Otra condición de líder está en su accionar ético. La responsabilidad frente a los valores, a atender las diferencias no sólo de estilo y capacidad para el trabajo sino de origen social, de grado de educación, de fe religiosa, de inclinación sexual son algunas de las características que le ayudarán en el complejo proceso de la conducción de personas.

Comunicación

Conocer el rumbo de la empresa, cómo van los resultados, los planes que se tienen, quién ha sido promovido, los proyectos en marcha, en fin todo aquello que contextualice al trabajador y le permita tener sentido en su hacer. Cuando la perspectiva es corta y la visión limitada los seres humanos tendemos a la desilusión o a la conformidad.

Las marcas más poderosas lo hacen y usted al ser jefe es también una marca, que puede tener mayor crédito cuando de manera sólida logra un posicionamiento importante entre su gente.

Disponibilidad y acceso a los recursos para el trabajo

Trabajar requiere recursos, esos van desde la información hasta el escritorio en el cual se labora. No deje de pensar en el agua, las herramientas, los materiales e insumos para reparar maquinaria o equipos, los espacios para compartir y desplazarse.

Lo que más importa es que el trabajo se pueda hacer con satisfacción y orgullo. Para que eso suceda las personas deben tener ciertas libertades para actuar, tener algún presupuesto o recurso que administrar. Entregar esa responsabilidad al trabajador lo convierte en un ser adulto, con responsabilidades específicas, y los adultos quieren ser tratados como tal.  Y como todo adulto en la realidad existen límites a respetar, y el que se escape de ellos puede tener certeza de sufrir las consecuencias de sus acciones.

Compensación

Uno de los temas más complejos de administrar para cualquier organización es el tema de los salarios, no es imposible, pero para lograr éxitos se requiere una estrategia de comunicación fuerte. Cada quien pagará en su empresa/organización de acuerdo a alguna política, acceso a los recursos, a la rentabilidad de lo que vende y a la complejidad de los cargos en función de los grados de aporte a los resultados que cada uno da.

Administrar recompensas materiales y no materiales son otros mecanismos de recompensa importante, cada uno interviene de manera diferente y por tanto recibirá quién más aporte o logre.

Reconocimiento y orgullo por lo que se hace

Los seres humanos no sólo vivimos de las satisfacciones materiales, también de aquello que nos permite llevar como recuerdos, como marcas de nuestro hacer. Decirle a alguien lo bien las cosas que hace, cuando eso es así, ayuda a fortalecer la conexión emocional con el jefe/supervisor  y con la organización.

Tampoco se trata de ocultar aquello que no se hace bien, para nunca tener que enfrentar el desempeño erróneo. Se trata de tratar con justicia pero con bondad a las personas. Cada individuo es una sumatoria de éxitos y fracasos, de mayor y menor calibre. Dar retroalimentación oportuna en cada caso ayuda a construir claridad en el propósito y vínculos fuertes que permiten lograr mejores resultados.
Oportunidades de crecimiento  

¿Es el crecimiento dentro de las estructuras de la organización una esperanza humana? Al menos en el mundo moderno parece serlo. Escalar por las jerarquías, lograr una mejor recompensa, sentirse reconocido y poder mostrar y demostrar lo mejor de cada quien parece natural. Lo demuestran las escuelas militares, las de negocios, las de medicina, en fin un sinnúmero de especialidades profesionales que finalmente se constituyen en escaleras.

Sin embargo hay que tener cuidado a esas ideas de pirámides por las cuales hay que trepar, no siempre las personas están buscando o aspirando a esto. Las oportunidades para otros individuos están en el desarrollo de una profesión de especialista de gran profundidad como los investigadores en un laboratorio o en una universidad. Otros quieren estar donde están y no ser molestados.

Una breve lista de acciones para crear un ambiente de trabajo retador

Para alcanzar algunos logros en crear un ambiente de trabajo que le permita obtener y dar lo mejor de las personas a una institución usted puede aprovecharse de este pocas ideas que le dejamos aquí:

  • Organizar reuniones periódicas tanto individuales como colectivas para alinear a las personas
  • Aprovechar los momentos públicos para los reconocimientos
  • Use los momentos privados para aclarar y realinear expectativas con colaboradores de bajo desempeño
  • Revise de manera frecuente si los colaboradores cuentan con las herramientas y recursos necesarios
  • Vuélvase protagónico al momento de los incrementos salariales, con independencia de monto o frecuencia
  • Comunique lo bueno y lo malo, con eso ganará confianza
  • Dedique tiempo a pensar en su sucesor, bien sea promovido o se marche de esa empresa hace usted bien al dejar a su sucesor(a)
  • La capacitación es una herramienta extraordinaria; cursos, asignación a proyecto, rotación por cargos, educación formal, lectura de libros, asignación de mentores, coaching, metas extraordinarias fuera de los límites de cargo…
  • Promueva a los suyos, no sólo en sus ambientes, sino en otros también
En conclusión
La gran pregunta es qué tan balanceados son o deben ser los jefes, la primera respuesta es lo más que puedan. No es fácil, algunos de nosotros tenemos inclinaciones naturales por uno de los temas, para algunos es muy sencillo es comunicar, para otros organizar el trabajo.
La complejidad de  actuar de manera amplia supone un cambio profundo en las creencias. Esas creencias que nos ayudan a conseguir éxito hoy, pueden requerir algunos ajustes para poder sobrevivir mañana.
Sin duda, una visión que mucho vale la pena analizar y de la cual pueden seguir leyendo más aquí.

About the author:

. Follow him on Twitter / Facebook.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*


seis + 6 =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>