En atención sanitaria, ¿a más recursos mejor calidad?

6793824321_398d881757_z

Cuando hablamos de la calidad en los servicios médicos, nos referimos a un derecho del que todos, sin excepciones de ningún tipo (sociales, económicas, etc.), debemos disfrutar a lo largo de nuestra vida.

Ya os lo contamos en nuestro anterior artículo sobre el buen funcionamiento del modelo sanitario francés: es primordial conocer cuáles son los derechos de los pacientes, de manera que nunca se vulneren. Sin embargo, la realidad en España es algo distinta y cada día es testigo de cómo los niveles de calidad en Sanidad están cambiando.

Existe un hecho innegable para médicos, pacientes y, en definitiva, para todo el conjunto de la sociedad: la sanidad debería ser universal y gratuita. ¿Es esto posible? Y en cualquier caso, ¿seguiríamos estando de acuerdo con esta gratuitidad de la sanidad si ello fuera en detrimento de la calidad del servicio?

En primer lugar, tengamos en cuenta el elevado coste sanitario, así como el mantenimiento de una buena calidad. Una medicina de vanguardia, con las más modernas tecnologías, con profesionales altamente cualificados y en constate formación para mantener la más alta calidad, implica una inversión cuantiosa.

- En el sector privado, gran parte de ese inversión es asumida por los propios profesionales que buscan la excelencia en sus servicios; una calidad que finalmente, se traslada al tratamiento recibido por sus pacientes.

- En el sector público, la inversión la asumen el Estado, el gobierno y las instituciones que han de gestionar los recursos limitados y que en la situación de crisis actual están sufriendo numerosos recortes que empeoran gravemente la salud de la calidad asistencial hacia los pacientes.

En nuestro artículo sobre el auge de la sanidad privada, veíamos como la calidad de una afectada Sanidad Pública está provocando un cambio de tendencia, tanto en pacientes como en los médicos, hacia el sector privado. En definitiva: ¿a más recursos mejor calidad? ¿Qué podemos esperar, por tanto, del sector público?

La respuesta es bien clara: los recursos son los que hay y la habilidad de aprovecharlos al máximo requiere de profesionales cualificados que conozcan bien las necesidades médicas, y especialmente, sobre Gerencia y Gestión Sanitaria.

En este sentido, cada vez más médicos asumen un rol importante en la toma de las decisiones gerenciales gracias, sobre todo, al creciente interés por realizar cursos especializados en la alta Gerencia y Gestión Sanitaria. ¿Los motivos de esta tendencia?

- La calidad de los servicios médicos no se puede perder; es vital aplicar políticas sanitarias coherentes a la crisis, pero logrando que los servicios médicos sigan siendo sostenibles, duraderos y universales.

- Las desigualdades de prestación entre Comunidades Autónomas, e incluso entre hospitales de una misma comarca.

Por tanto, hay que unificar criterios, redistribuir los recursos, educar a la población de la importancia de los sistemas sanitarios que tenemos y de cómo hacer un buen uso de ellos. Porque invertir en un Sistema Sanitario de calidad es una garantía de futuro.

About the author:

. Follow him on Twitter / Facebook.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*


cinco × 5 =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>