La revolución del conocimiento

fomento-a-la-innovación-y-el-emprendimiento1-443x2951

En el libro ‘La Sociedad post capitalista’, el gurú del management Peter Drucker  escribió sobre la revolución del conocimiento, una revolución marcada por diferentes etapas. La primera de ellas la atribuye a la revolución industrial y al nacimiento de las primeras escuelas de ingeniería y universidades, de manera que la producción tuvo un gran incremento gracias a las máquinas y al conocimiento humano aplicado.

La segunda etapa se asocia a la revolución de la productividad, con la aparición de Feederick Taylor (1881) pues se utiliza el conocimiento formal y científico que permitió incrementar la productividad de las fábricas y del mundo en general.

A partir de 1960 se define la tercera etapa, posterior a la II Guerra Mundial y a la cual denomina revolución de la dirección de empresas. Ahora vemos como cada vez más, el trabajo intelectual está superando al trabajo mecánico. El desarrollo intelectual obtenido en las Escuelas de Negocio ha permitido seguir incrementando los niveles de productividad de las organizaciones. Cientos de modas y nuevas técnicas de gerencia aparecen todos los años, con miras a mejorar y perfeccionar la producción, así como la satisfacción total de los clientes.

Sin embargo, en este siglo XXI observamos como el conocimiento especializado ha pasado a ser el principal factor de producción. Grandes millonarios del mundo se han forjado gracias al desarrollo del conocimiento y no a los factores tradicionales como la tierra, el dinero o la mano de obra. Bill Gates, Steve Jobs, Michael Dell, son buenos ejemplos.

Esta cuarta etapa, la revolución del conocimiento, traerá consigo un nuevo modelo de empresa, muy diferente de lo que hemos visto hasta ahora. Y no sirve cualquier conocimiento; solo el específico y, más aún el orientado hacia el mundo digital, será aquel que realmente resulte esencial para la organización.

Prepararse para este desafío es una tarea compleja para las empresas. La arrogancia de muchos gerentes, la falta de visión, el miedo al cambio, etc., puede llevar a la desaparición de cualquier empresa por grande que sea.

Veamos un ejemplo: la compañía Kodak, creadora de las películas fotográficas y líder indiscutible del mercado durante décadas, se encuentra en proceso de bancarrota. Con la fotografía digital en pleno auge, negarse a perder los beneficios de las películas fotográficas creyendo que se podría detener una tendencia mundial (zona de confort), y el no reconocer un cambio de mentalidad en los clientes en relación al uso de la fotografía (ya no para el recuerdo sino para compartir una experiencia) les condena inevitablemente a la desaparición.

Potenciemos, por tanto, el conocimiento en nuestras organizaciones y estemos atentos a la nueva empresa, a la compañía del siglo XXI.

About the author:

. Follow him on Twitter / Facebook.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*


uno × = 2

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>