Los errores más comunes del emprendedor

errores-mas-comunes-emprendedor-profesionales-on

Ya lo decía Winston Churchill: “El éxito es la capacidad de ir de fracaso en fracaso sin perder el entusiasmo”. Y hoy en día, bien podemos seguir aplicando estas palabras al mundo de los negocios para analizar cómo es el proceso de sacar adelante un nuevo proyecto empresarial, desde la primera piedra hasta la última, y donde sus artífices, los emprendedores, han de sobreponerse a las dificultades.

Sin embargo, existe una verdad absoluta: nadie nace aprendido y cuando una persona decide afrontar la aventura de crear su propio negocio, queda totalmente expuesto a una gran cantidad de errores que debe saber superar; y en este paso, precisamente, residirá su éxito al final del camino.

¿Cuáles son los errores más habituales que cometen los emprendedores ‘novatos’? El día a día del emprendedor pasa por todo tipo de fallos que, si bien pueden parecer poco comprometedores, en realidad son capaces de entorpecer la actividad del nuevo empresario, haciendo que su negocio termine fracasando o, al menos, que no funcione según las previsiones iniciales.

Toma buena nota de esta selección de los errores más comunes entre empresarios inexpertos y tu negocio, sin duda, estará a salvo.

- Elegir un socio problemático. Contar con un socio que no aporta nada al proyecto, puede ser el peor error. Según los expertos, un socio te acompaña en el camino tanto o más que tu pareja en la vida personal y, por ello, debe escogerse cuidadosamente. Aunque también es cierto que muchas veces es mejor ir sólo, si quieres llegar lejos, ve bien acompañado.

- Empezar con poca liquidez. Buscar ingeniosas y rebuscadas formas de ahorrar puede derivar en un problema en el momento en que se minimizan gastos necesarios para el correcto desarrollo del proyecto. El acierto se encuentra en encontrar el equilibrio entre gastos, ingresos y el sentido común de aquello de lo que podemos prescindir.

- Confiar en que el producto es bueno y se venderá solo. Intentar que un producto o servicio funcione por si mismo es tarea imposible, especialmente si tu empresa acaba de nacer y no cuenta con una trayectoria y renombre a su espalda. Hoy en día, nada se vende sin una buena estrategia de comunicación que logre llegar al consumidor.

- Falta de preparación empresarial. Si bien es cierto que existen muchos casos de empresarios exitosos que nunca han recibido formación empresarial, no podemos obviar su importancia para que tu proyecto y tu experiencia se consolide sobre una base mucho más sólida. Evidentemente, no es condición imprescindible pero ayuda y puede evitar una gran cantidad de fallos no se produzcan.

- Falta de motivación. Estar satisfecho del trabajo bien hecho está bien, pero no es suficiente. La motivación es un elemento esencial desde el principio y un factor de éxito innegable. No nos olvidamos, por su puesto, de que la crisis no lo pone nada fácil pero es precisamente esta situación la que debe motivar a muchos a cubrir nichos de mercado nuevos.

- No acertar con el equipo. Cuando llega el momento de elegir el equipo que acompañará al emprendedor en su camino, al menos en el inicio, suele suceder que no logran reclutar a los mejores o que no muestran habilidad suficiente para retener el talento. Muchos no saben delegar y pretenden controlarlo todo, mientras que otros carecen de determinación ante los problemas.

En definitiva, reconocer los fallos, aprender y corregirlos es esencial para que no se vuelvan a repetir y para evitar que tu negocio pase a formar parte de la lista cada vez más larga de empresas que echan el cierre en sus dos primeros años de vida.

Fuentes 1 2 3

 

About the author:

. Follow him on Twitter / Facebook.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*


− dos = 0

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>