Los principales errores de las empresas familiares

DOCU_GRUPO

Que una empresa familiar sobreviva generación tras generación es un reto que resulta cada vez más complicado de lograr. De hecho, el 60% de este tipo de organizaciones no es capaz de superar la primera generación, y menos del 20% llega a la tercera.

Falta de institucionalización, conflicto de intereses y organigramas muy poco definidos. Son algunos de los principales motivos que hacen que la mayoría de empresas heredadas terminen en fracaso o, al menos, en algo muy distinto de lo que fueron en sus inicios.

En otros casos, lo que sucede es que la persona que está al mando no conoce realmente cómo se encuentra valuada la compañía y a cuánto asciende el patrimonio. ¿Cómo prolongar, por tanto, la supervivencia de tu empresa? Lo primero es detectar cuáles son los fallos que estás cometiendo para, en segundo lugar, ponerles solución. Veamos algunos de ellos, y quizás, te sientas muy identificado:

1. Tratar de cambiarlo todo de golpe, pasando por encima de las resistencias de miembros de la familia con más antigüedad en la empresa. Para que esto no suceda, el cambio se debe hacer con firmeza y, para ello, la clave es hacerlo de tal forma que las estructuras no se resientan.

2. Finanzas poco claras. Por lo general, el fundador da a sus descendientes puestos innecesarios con sueldos elevados, lo que genera problemas financieros al interior de la empresa. Con el tiempo, si no se toman medidas drásticas, “la empresa se vuelve una olla de presión que explota, perdiendo los atributos que la habían llevado a ser un negocio rentable y en crecimiento”, dijo Rizo.

3. Ego del fundador.  Si la persona es extremadamente conservadora, el negocio crecerá poco a poco, será una empresa financieramente sólida, aunque la participación en el mercado permanezca estable o disminuya con el transcurso de los años. En cambio, si es visionario y acepta un mayor nivel del riesgo, el negocio se desarrollará rápido, pero la factibilidad de fracaso a corto plazo se incrementará.

4. Dependencia excesiva. Cuando falta el fundador del grupo familiar, muchas empresas sufren un gran revés lo que incrementa el peligro de desaparecer. Por ello, es importante contar no sólo con planes de sucesión, sino también con programas para prever qué empleados pueden brincar rápidamente cuando se requiera un relevo en puestos estratégicos.

5. Confundir propiedad con gestión del negocio. Si te has convertido en propietario de la empresa debes evaluar tus habilidades para dirigirla e implantar todos los cambios que precisa. Si tienes que abandonar la dirección y poner al frente a una persona más capaz, no dudes en hacerlo.

En cualquier caso, los hijos o familiares cercanos que deseen trabajar en la empresa deben ser ubicados en los puestos para los que se hayan ganado el derecho, por talento, habilidad, conocimientos o por entrenamiento.

Fuentes 12 

About the author:

. Follow him on Twitter / Facebook.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*


dos × = 4

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>